martes, 14 de julio de 2020

Baño de naturaleza para el sistema inmune

Selva a amazonia | Panorama Digital

Una deliciosa invitación a darnos un baño en la naturaleza para activar nuestro sistema inmunológico. 

¿Qué les parece comenzar esta refrescante práctica desde hoy? 

¿Está interesado en una sugerencia que puede ayudarte a prevenir la infección por el coronavirus, con base científica, que además te conecte con la belleza, la gratitud y te permita también hacer algo de ejercicio? 

Cuando se trata de combatir infecciones, las células asesinas naturales (NK) son tus mejores amigas. Las células NK son unas células del sistema inmune especializadas, que están dentro del grupo de células que conforman la primera línea de defensa del sistema inmunológico, montando guardia en los pulmones, ganglios linfáticos y amígdalas para ayudar al organismo a defenderse de las infecciones virales. 

¿Y adivina qué?... 

Diversos estudios científicos han demostrado que los "baños de naturaleza" y otras inmersiones en la naturaleza incrementan el número de células NK en las personas que practican estos “baños forestales” en comparación con las personas que permanecen en ambientes urbanos. 

¿Todavía no estás muy convencido?... 

Otros estudios muestran que permanecer tan sólo veinte minutos en un lugar de "naturaleza urbana" (como tu propio patio o jardín), puede reducir los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, que debilita el sistema inmunológico y te hace más susceptible a contraer enfermedades infecciosas. 

¿Si la naturaleza urbana te resulta demasiado arriesgada y te genera intranquilidad?... 

Entonces esta información es para ti, incluso tener contacto con las plantas que tienes en el interior de tu casa u observar fotos de escenas de la naturaleza puede calmar tu sistema nervioso y reforzar su sistema inmunológico. 

Si realmente quieres activar tu sistema inmunológico. 

¡Prueba cualquiera de los cuatro tipos de 'baño forestal', o uno a uno, los cuatro! 

Dra. Lissa Rankin. 

Dra. Marianela Castes





lunes, 25 de mayo de 2020

Epigenética- Las señales del medio ambiente controlan los genes


Bruce H. Lipton, Ph.D. es una autoridad reconocida internacionalmente en la reducción de la ciencia y espíritu y una voz destacada en la nueva biología. Un biólogo celular de profesión, fue profesor en la Universidad de la Escuela de Medicina de Wisconsin, y posteriormente realizó estudios pioneros en la Universidad de Stanford. Autor de La biología de la creencia, ha sido un orador invitado en centenares de programas de televisión y radio, así como la presentadora principal de las conferencias nacionales e internacionales.
Bruce Lipton (biólogo celular - Premio Nobel de Paz Goi 2009)

Dr. Lipton comparte los resultados de sus investigaciones: los genes y el ADN no controlan nuestra biología, que en lugar de ADN es controlado por las señales de nuestro medio ambiente, incluyendo nuestros pensamientos y creencias. El entorno incide en la evolución y el desarrollo de las células genéticas.



Debajo de tu piel existe una bulliciosa metrópolis de 50 billones de células, cada una biológicamente y funcionalmente equivalente a un humano en miniatura.

La opinión popular actual sostiene que el destino y la conducta de nuestras células, es preprogramada por los genes.

La idea de que nuestro destino está inscrito en nuestros genes es un derivado del concepto científico conocido como “determinismo genético”.

Desde que Watson y Crick descubrieron el código genético, existe la creencia convencional de que el ADN “controla” los atributos pasados a través de la herencia familiar, incluyendo enfermedades disfuncionales como el cáncer, Alzheimer, diabetes y depresión entre muchas otras.

Como “víctimas” de la herencia, nos percibimos sin tener “poder” en relación a lo que nos pasa en nuestras vidas. “. Enfermamos y pensamos, Como es hereditario, no puedo hacer nada sobre esto.

La versión convencional de herencia que todavía se enseña en las escuelas, enfatiza el control genético, o “control por genes”.

Sin embargo, los nuevos mecanismos revelados del control genético proveen una visión profundamente diferente de cómo se maneja la vida.

La nueva ciencia de Epigenética reconoce que las señales del medio ambiente son los reguladores primarios de la actividad de los genes.

La Epigenética esta demostrando que el genoma no representa al equivalente de una computadora con programas que se pueden “leer solamente”.

Los mecanismos de la Epigenética modifican la lectura del código genético lo que significa que los genes en realidad representan programas que se pueden “leer-escribir”, en donde las experiencias de la vida redefinen activamente la expresión genética de un individuo.

¡La “nueva” biología está basada en el hecho de que la percepción controla el comportamiento y la actividad del gen!

Esta versión revisada de la ciencia, enfatiza la realidad de que nosotros controlamos activamente nuestra expresión genética momento a momento a través de nuestras vidas.


En lugar de vernos como víctimas de nuestros genes, debemos asumir la responsabilidad de que nuestras percepciones están moldeando diariamente nuestra biología y comportamiento.

La mente consciente de sí misma proporciona solamente alrededor de un 5 por ciento de la actividad cognitiva. Consecuentemente, el 95 por ciento de nuestras decisiones, acciones, emociones y conductas son derivadas del procesamiento de la mente subconsciente.

Esta información revela que nuestras vidas no están controladas por nuestras intenciones y deseos personales como solíamos creer. ¡Haz la cuenta! Nuestro destino está bajo el control de las experiencias pre-programadas manejadas por la mente subconsciente.

Los programas más poderosos y de mayor influencia en la mente subconsciente se originan durante el periodo formativo entre la gestación y los 6 años de edad.

Durante este tiempo el cerebro del niño está grabando todas las experiencias sensoriales además de estar aprendiendo complejos programas motores para hablar, y para aprender primero cómo gatear, luego a ponerse en pie, y finalmente a correr y saltar. Simultáneamente, la mente subconsciente adquiere percepciones relacionadas a los padres, quiénes son ellos y qué hacen.

Luego, observando los patrones de conducta de la gente de su medio ambiente inmediato, el niño aprende a percibir conductas sociales aceptables e inaceptables que se convierten en los programas subconscientes que establecen las “reglas” de vida.

Y aquí está el problema -estos programas subconscientes que dan forma a nuestras vidas han sido grabados directamente a partir de la observación de nuestros primeros maestros: nuestros padres, parientes, miembros de la comunidad, muchas de las percepciones adquiridas sobre nosotros mismos en este período son expresadas como creencias limitadoras y auto saboteadoras.

6 Ways to Deal With a Stubborn Child

Vamos a aplicar este concepto en un comportamiento de la vida real: imagínate que eres un niño de 5 años haciendo un berrinche generado por el deseo de tener un juguete en particular. Tratando de parar la situación, tu padre te grita, “No te mereces nada.”

Ahora eres un adulto y en tu mente consciente de sí misma estas considerando la idea de que tienes las cualidades y el poder para asumir una posición de liderazgo en tu trabajo.

Mientras estás teniendo esta idea positiva en la mente consciente de sí misma, todos tus comportamientos están manejados automáticamente por los programas que están en la poderosa mente subconsciente.

Como tus programas fundamentales de conducta son aquellos derivados de tus años de formación, la advertencia de tu padre que dice que “tú no mereces nada” se puede convertir en la directiva automática de tu mente subconsciente.

Así que mientras tienes pensamientos maravillosos de un futuro positivo y no estás prestando atención, tu mente subconsciente automáticamente se dedica a crear una conducta auto saboteadora para asegurar que tu realidad coincida con tu programa de “no merecer.”

Consecuentemente, cuando la vida no funciona como fue planeada, raramente reconocemos que nosotros hemos contribuido a nuestras propias decepciones.

Como generalmente no estamos conscientes de la influencia de nuestras propias conductas subconscientes, naturalmente nos percibimos como víctimas de fuerzas externas, al asumir el papel de víctimas estamos aceptando que no tenemos el poder de manifestar nuestras intenciones.

¡Nada está más lejos de la verdad!

Todos nosotros hemos sido encadenados emocionalmente debido a conductas disfuncionales programadas por las historias del pasado. Sin embargo, la próxima vez que estén “hablándose a sí mismos” con la esperanza de cambiar los programas subconscientes de sabotaje, es importante tomar en cuenta la siguiente información:

Usar la razón para comunicarse con el subconsciente con el propósito de cambiar la conducta es el equivalente a tratar de cambiar el programa de un cassette hablándole al grabador. En ninguno de ambos casos existe una entidad dentro del mecanismo que responderá a nuestro diálogo.

Los programas subconscientes no son conductas fijas e inalterables. Tenemos la habilidad de re-escribir nuestras creencias limitadoras y en el proceso, retomar el control de nuestras vidas.

Sin embargo, cambiar programas subconscientes requiere la activación de un proceso que va más allá de un simple diálogo con la mente subconsciente.

Bruce Lipton- La Biología de la Creencia





Te acompaño en el proceso de transformación

Consultas Presenciales / Consultas por Skype


Juana Ma. Martínez Camacho

Terapeuta Transpersonal
Especialista en Bioneuroemoción
Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular)
Anatheóresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)
Psiconeuroendocrinoinmunología


www.centroelim.org         Telf. 653-936-074

juani593@hotmail.com







sábado, 9 de mayo de 2020

Terapias Mente-Cuerpo


Terapias Mente-Cuerpo en los tratamientos coadyudantes de enfermedades médicas. 

La Medicina Mente-Cuerpo es la utilización basada en evidencia científica de las diversas terapias mente-cuerpo estructuradas en programas de intervención según las patologías, pero que básicamente tienen como objetivo la reducción de las consecuencias fisiopatológicas del estrés en el organismo. 

Hoy en día la Medicina Mente-Cuerpo se utiliza en la prevención y el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles y en aquellas en las cuales el estrés influye en su génesis y evolución como la diabetes, hipertensión, dolor lumbar, fibromialgia, cáncer (calidad de vida y sobrevida), enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, alergias, asma, infertilidad, migraña, entre otras. 

Se busca promover la salud en general al generar un estado fisiológico de armonía alostática llamado la "Respuesta de Relajación" que se opone a los estados fisiológicos de "La Respuesta del Estrés" los cuales están implicados en diversas patologías médicas, estrés, ansiedad y depresión. 

La fisiopatología a través de la cual los estados de estrés se relacionan con las enfermedades es explicada por la Psiconeuroinmunología. 


Las Terapias Mente-Cuerpo son “Las intervenciones que utilizan una variedad de técnicas diseñadas para facilitar la capacidad de la mente de afectar la función y los síntomas corporales”. 

Comprende a las terapias de integración psicofisiológica sustentadas científicamente por la Psiconeuroinmunología que incluyen la respuesta de la relajación, meditación, imaginación guiada, relajación progresiva, entrenamiento autogénico, escritura terapéutica de autorrevelación, intervenciones psicosociales, entre otras. 

Promueven el adecuado balance homeostático y alostático relacionado a la salud, por lo cual en la actualidad constituyen una herramienta en el tratamiento de diversas enfermedades, en la actualidad se recomienda su aplicación en los servicios de salud en los cuidados médicos ambulatorios. 


5 practicas de yoga para equilibrar mente-cuerpo | Yoga With Kalyana


Las revisiones de Astin et al (2003) y Pelletier (2004) resaltan las evidencias clínicas que sustentan la utilización de las terapias mente-cuerpo en patologías como: 

Cefalea crónica 
Asma 
Enfermedad coronaria 
Lumbalgia 
Diabetes 
Hipertensión 
Síndrome de intestino irritable 
Fibromialgia 
Síndrome de fatiga crónico 
Insomnio 
Artritis reumatoide 
Síndrome premenstrual 
Dolor crónico 
Cáncer 
VIH/SIDA 
Osteoartritis 
y otras..

Las terapias mente-cuerpo requieren la participación activa del paciente por lo cual no son recomendables cuando no se cumple esta condición. 


BENEFICIOS 

- Cambio en las creencias y actitudes respecto a su salud y a la propia capacidad de autorregulación mente-cuerpo. 

- Cambio de aquellos estados emocionales, cognitivos y conductuales que afectan la salud. 

- Capacidad de afrontar al estrés y sus consecuencias en la patología médica. 

- Vivencia de las experiencias de relajación y visualización antiestrés promotoras de salud.

- Previene la aparición de enfermedades crónicas reforzando la capacidad de defensa inmunológica, alostasis y homeostasis del organismo.

- Cuando se está enfermo se obtiene mejoría de la calidad de vida y como terapia sinérgica de cualquier tratamiento acelera el tiempo de recuperación de la enfermedad. 


Candace Pert expresa: 

“La meditación, la relajación o la imaginación guiada, son formas de entrar en la conversación interna con el organismo, interviniendo conscientemente en sus interacciones bioquímicas.” 

Esto resalta la capacidad que tenemos de entrar en nuestro cuerpo e intervenir de manera conscientes en sus procesos biológicos y manifestaciones, poniéndolas a trabajar a nuestro favor. Tenemos un gran poder sobre nuestra salud y la posibilidad de curación. 

Hay numerosas evidencias de la aplicación de estas técnicas en pacientes con asma, cáncer, y otras patologías. 


VISUALIZACIÓN  E  IMAGINACIÓN GUIADA 

La imaginación guiada involucra la generación (ya sea por uno mismo o guiado por un terapeuta) de diferentes imágenes mentales. 

Usando las capacidades de visualización e imaginación, los individuos evocan imágenes, usualmente tanto sensoriales como afectivas. Estas imágenes son típicamente visualizadas con el propósito de evocar un estado psicofisiológico de relajación o con algún resultado especifico en mente (ej. visualizar el propio sistema inmune atacando células cancerígenas, imaginándose a uno mismo sintiéndose saludable y bien, explorando temas subconscientes). 

Al visualizar hay que conectarse emocionalmente. Cuando se expresa una emoción ocurren cambios biológicos en el cuerpo (lenguaje psicoemocional), así que es importante al realizar el ejercicio en tiempo presente, como si realmente estuviera ocurriendo en ese momento, expresar la emoción acorde con el sentimiento de curación. 

Tratar de imaginar lo que deseas vívidamente ya cumplido y la emoción que experimentaría si ya estuvieras curado. Esto activa neurotransmisores de “curación” que tendrán efecto biológico en el cuerpo, con lo cual no suprimir emociones que se sienten, sino expresarlas plenamente. 


10 plantas y hierbas medicinales para el estrés y la depresión


¿Por qué funciona la imaginación guiada? 

Algunas de las teorías que pueden explicar por qué funciona son: 

1- Nuestro cuerpo no discrimina entre imágenes sensoriales en la mente y lo que llamamos realidad. 

Ya sabemos cómo repercute en el cuerpo la imaginación. El miedo aun cuando es provocado por nuestra imaginación, puede provocar inmediatamente alteraciones gástricas, respiratorias y cardiovasculares, de la misma manera, el escuchar música o percibir un olor, puede activar sensaciones de alegría o tristeza. 

Además, existen evidencias científicas que confirman que cuando imaginamos se produce una verdadera actividad cerebral, que redunda en cambios fisiológicos y bioquímicos en el organismo (se activan las mismas áreas del cerebro, produciendo efectos en la biología del organismo, cuando la persona observa un objeto y cuando se imagina el mismo objeto). 


2- En un estado elevado de conciencia somos capaces de aprender, crecer y cambiar más rápido. Para realizar cambios fundamentales de crecimiento y sanación, sobre todo aquellos que vienen de nuestra interioridad, es importante encontrar momentos de tranquilidad, recogimiento y silencio que nos permitan acceder a ese espacio interior. 

Si todo el día estamos conectados con el exterior, sea televisión, móviles, internet, radio, redes sociales, etc., no se establecerá el marco mental adecuado para que esos cambios ocurran. 

Entonces, bajo un estado de relajación o de meditación, podemos abrir ese espacio interior que nos permitirá establecer un dialogo efectivo, consciente y constructivo con nuestro organismo. 

3- Cuando creemos tener el control de lo que nos está ocurriendo, nos sentimos mejor con nosotros mismos. La herramienta de la imaginación guiada, permite que la gente recupere el control. 

El Dr. Benson es pionero en estudios sistemáticos y científicamente rigurosos sobre las técnicas de relajación e imaginación y diversos parámetros fisiológicos en el organismo, demostró que la respuesta de estrés o de lucha/huida, aumenta la actividad metabólica, la presión arterial, la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como la tensión muscular, mientras que estos parámetros disminuyen en respuesta a la relajación. 

Asimismo, hay una redistribución del flujo sanguíneo hacia los músculos de brazos y piernas durante el estrés, que se altera en la relajación.



miércoles, 29 de abril de 2020

Cómo se procesan los estímulos


Todo lo que aprendemos y percibimos mediante los estímulos, tanto del mundo interior, como del exterior, llega a través de los sentidos y es procesado, almacenado y activado a través de una serie de eventos eléctricos y químicos. 

Sin embargo el cerebro no está equipado para procesar los millones de bits de información sensorial que lo bombardean por segundo. 

Entonces el cerebro para conservar su equilibrio homeostático intentará asegurar su supervivencia, para ello, cuenta con un filtro de información llamado: SARA 

El SARA (Sistema Activador Reticular Ascendente) recibe información de las terminaciones nerviosas sensoriales de los brazos, piernas, cabeza, cuello, órganos internos, etc. 

Estos mensajes de los sentidos deben pasar a través del SARA para poder entrar en el cerebro racional (neocórtex) o para ser enviados directamente a los centros de respuesta automática (complejo Reptil-Límbico). 


La información recogida de los estímulos sensoriales, puede hacer dos caminos: 

uno corto (que activa y asegura la supervivencia y, que eventualmente bloquea la posibilidad del ingreso de nuevos conocimientos (ej. por frustración) ó 

uno largo (fija los aprendizajes en la memoria). 


Si la evaluación emocional (amígdala) es neutra o no alcanza niveles muy elevados, se puede activar el camino largo, entonces la información pasará del Tálamo a la corteza para realizar la evaluación completa con los lóbulos Prefrontales. Tiempo 500 mili segundos. 



¿Cuál es el motivo por el cual los impulsos nerviosos pasan directamente a la Amígdala en lugar de pasar primero por la Neocorteza Cerebral? 

La explicación es sencilla: 

―Existe un pequeño conjunto de neuronas que unen directamente al Tálamo con la Amígdala, lo que le permite a la segunda recibir algunas entradas directas de los sentidos y es cuando la Amígdala hace que reaccionemos antes de que podamos identificar bien lo que está pasando; por lo tanto aunque no tuviéramos corteza auditiva o visual, es probable que siguiéramos reaccionando ante situaciones que nos causen temor‖. 

El famoso contar hasta 10: 

De este modo daremos tiempo a que la información atraviese el modo supervivencia, para poder ser evaluada por nuestra Neocorteza, a través de nuestros Lóbulos Prefrontales. 



La importancia de la auto-modelación 

Smettere di lottare contro ciò che ferisce è un'astuzia, non un ...

Las neurociencias nos hablan de la auto-modelación del estado emocional. 

Se trata de elaborar estrategias de auto-observación, desarrollando y trabajando funciones ejecutivas sumamente importantes como: 

 Atención 

 Auto-observación 

 Habilidad para reconocer las propias emociones, ser conscientes de ellas (para esto, se necesita de las dos anteriores). 


Al auto-observarse, se lleva la atención hacia las propias emociones que cada estímulo despierta (Lóbulos Frontales), y al ser conscientes de ellas, se puede decidir las respuestas más saludables para nuestra: 

Unidad  Cuerpo - Cerebro - Mente. 

A esto se le llama Inteligencia Emocional, evitando así el  "rapto emocional" que se produce cuando el estímulo supera las capacidades adaptativas del complejo reptil-límbico, anulando o inhibiendo las respuestas del Neocórtex y actuando de modo supervivencia. 


“La capacidad de crear estados emocionales constructivos 
es uno de los pilares de una vida feliz y trascendente”. 


“La expresión de las emociones, se basan en reacciones neurovegetativas, las que son, en parte innatas, hereditarias, y típicas de la especie, y en parte adquiridas durante etapas tempranas, a partir del primer contacto del niño con sus padres y el ambiente que lo circunda, es a través de este proceso que se produce la particularización de las respuestas emocionales, y como consecuencia,  el tipo de patología que puede desencadenarse”. (Daniel Cardinali) 


Por lo que toda vez que experimentamos sensaciones de dolor o placer, el cerebro límbico buscará la causa que lo ha producido, asociándolo con el registro que se encuentra almacenado en su estructura, si esta sensación es nueva lo registrará para facilitar nuevas respuestas futuras, creando "neurofusiones". 

A este proceso de lo denomina Neuroplasticidad o Plasticidad Neuronal

“Todo lo que nos define como ser humano:  nuestra forma de ser, sentimientos, emociones, motivaciones, anhelos, valores, aptitudes, etc., se ha ido esculpiendo en una inmensa telaraña formada por la asombrosa cantidad de 100.000 millones de células cerebrales, denominadas neuronas, a su vez, cada una de ellas, tiene la capacidad de conectarse con otras 10.000 de sus compañeras, construyendo un total de 1.000 billones de posibles conexiones neurales" (engramas neuronales) 

Cada uno de estos lugares de encuentro, en el que dos neuronas se conectan, es conocido con el nombre científico de sinapsis



Neuroplasticidad 

Biologia de Cambio | Neuroplasticidad. Concepto y tipos.

Un estímulo inicial excita a la neurona, esta neurona luego excita a la segunda, y estas a otras, para ir formando una red. Finalmente las neuronas quedarán fuertemente conectadas.  

Para que la neuro-modelación sea posible, también debe producirse el fenómeno inverso, o sea, que cuando una red hebbiana no se utilice con frecuencia, se debilite; veamos cómo ocurre: 

  En la depresión a largo plazo, esto es lo que sucede: las neuronas comienzan a perder suavemente su conexión en forma progresiva hasta desconectarse (Esto explica por qué olvidamos por ej. conocimientos adquiridos para un exámen).
 

La red neuronal que se usa, se conserva, cuanto más se repite, se fortalece;
 la que no se usa se debilita, se pierde. 


Las neurofusiones dolorosas se producen con mayor rapidez e intensidad que las placenteras: el aprendizaje emocional genera neurofusiones

De aquí la importancia de trabajar la auto - modelación emocional, de modo de ejercer un autoanálisis e influir, sobre aquellas emociones que activen el modo supervivencia en forma negativa, y activar aquellas que generan sensaciones placenteras. 


Los recuerdos están codificados por modificaciones estructurales en la fuerza sináptica (las neuronas se agrupan y forman la memoria) todo evento repetitivo genera formaciones neurosinápticas. 


"Las emociones se manifiestan por un programa de respuestas que se encuentran en la memoria emocional, éste está condicionado por el temperamento, más la información transmitida en la memoria genética (reptil- la cual perdura y es estable), la biografía personal (cerebro límbico- dimensión gravitacional de las experiencias vividas), y por las posibilidades de regulación de las mismas a través de los lóbulos pre frontales (inteligencia emocional)."
Dr. Hugo Marietan, Psiquiatra.


Como vemos, resulta imposible dimensionar una emoción, dado que lo que cada quién interpreta de su realidad y de determinada circunstancia, depende de lo que alberga en su memoria emocional conforme las circunstancias que la han moldeado. 

O sea que, las emociones son estados afectivos configurados por la propia biografía, las mismas, ocasionan determinadas respuestas fisiológicas, neuroeléctricas, neuroendócrinas, etc.; y responden a un determinado "acontecer psíquico", resultante de vivencias y acontecimientos que han dejado su huella en la memoria emocional. 

Estas impregnaciones, condicionan los distintos tipos de percepciones, motivaciones y conductas, etc. 

El sistema límbico, es el asiento de las respuestas afectivas,  es el centro de la emotividad donde son procesadas y almacenadas  las distintas respuestas afectivas y donde se registran 
las alegrías, penas, miedos, amarguras, angustia, etc. 

Un determinado estado emocional negativo, perdurable en el tiempo, muy posiblemente, desencadene un cuadro de estrés, o un estado de ansiedad crónico; por lo que nuestro organismo activará en forma sistemática el modo supervivencia, sobre activando el Sistema Límbico y el Reptil. 

Esto ocasionará un desbalance pudiendo dar lugar a: depresión, ansiedad, angustia, fobias, ataques de pánico, inseguridad, miedos, irritabilidad, ira, hipersensibilidad, un estado alerta, etc., también respuestas físicas como taquicardia, hipertensión, falta de aire, disnea, cambios en la temperatura corporal, músculos tensionados, problemas digestivos, dolores abdominales, mareos, sensaciones de ahogo, etc. 

Todo ello, inhibirá nuestras capacidades del Neocórtex-Lóbulos Prefrontales, ocasionando, fallas en la atención, pérdida de memoria, falta de control, etc.




www.centroelim.org


ACOMPAÑAMIENTO TERAPÉUTICO - CONSULTAS  SKYPE


Estrés y enfermedad


Los antidepresivos reducen el estrés inducido por enfermedades ...


Las hormonas del estrés se elevan cuando la persona es incapaz de apagar su respuesta ante el estrés, esta será buena si se la experimenta durante poco tiempo. La respuesta crónica será negativa para el organismo a largo plazo. 

En la década del 1920, el Dr. Walter Cannon, (fisiólogo norteamericano) fue el primero en descubrir lo que llamo la respuesta de pelea o huida como parte de la reacción ante el estrés. En 1936, escribió un artículo titulado “El rol de la emoción en la enfermedad”, que publico en revistas de medicina interna, donde enunciaba que cuando una persona se veía bajo un ataque extremo, el miedo que se producía en respuesta a dicha percepción, podía producir cambios fisiológicos significativos en el cuerpo. 

El miedo intenso produce una señal de que el cuerpo necesita defenderse o escapar, un conjunto integral de respuestas físicas que involucra principalmente la epinefrina y la norepinefrina, estas dos hormonas, tienen un efecto dramático durante periodos de estrés intenso. 

Cuando ocurre un evento estresante, el cerebro percibe el estrés y responde haciendo que se liberen hormonas especificas del hipotálamo, la glándula hipófisis o pituitaria y la glándula suprarrenal. La respuesta al estrés, hace también que las glándulas adrenales liberen epinefrina (también llamada adrenalina). 

Los nervios simpáticos que están ubicados en todo el cuerpo, aun en nuestros órganos y tejidos, cuando se estimulan, liberan más epinefrina, el ritmo cardiaco aumenta, también se estimula el colon (lo que puede producir diarrea), se produce sudoración, se dilatan os tubos bronquiales para permitir el acceso adicional de oxígeno, además de otras reacciones.. las hormonas trabajan en un equilibrio muy preciso, la cantidad adecuada de cualquier hormona, produce resultados positivos. 
Sin embargo, si hay demasiado o poca cantidad de una hormona en particular, los resultados pueden ser negativos para el organismo. 

Uno de los primeros investigadores en vincular el estrés emocional con la enfermedad, fue el Dr. Hans Selye (endocrinólogo canadiense). El estableció que el miedo, la ira y otras emociones estresantes, hacían que las glándulas adrenales se agrandaran mediante la sobre estimulación de glándula pituitaria. 

O sea que, demasiado estrés hace que esta glándula fabrique una sobreproducción de hormonas. La sobreproducción de adrenalina durante momentos de alto estrés, puede hacer que el cuerpo realice esfuerzos asombrosos. La adrenalina es una hormona del estrés que produce una excitación tan poderosa como la de cualquier droga exógena. 

Con altos niveles de adrenalina, la persona puede sentirse grandiosa. Quien tiene adrenalina recorriendo su cuerpo, tiene gran vitalidad, no necesita tanto sueño y suele sentir gran excitación por la vida en general. 

La adrenalina tiene efectos físicos de largo alcance, hace que el cerebro se concentre, agudiza la visión y contrae los músculos en preparación para la pelea o huida, también aumenta la presión sanguínea y el ritmo cardíaco al contraer los vasos sanguíneos. 
Cuando la adrenalina empieza a fluir por el cuerpo, la digestión se interrumpe porque el flujo de sangre se desvía del tracto digestivo hacia los músculos, que es donde se necesita. 

Cuando el estrés se activa por un periodo de tiempo breve y determinado, un poco de adrenalina es beneficioso y no es dañino para el organismo. 
Por ej. si una persona es atacada por un perro o por otra persona, el cuerpo reaccionara ante el estrés percibido, ante el peligro, bombeando una cantidad de adrenalina y cortisol al sistema que le permitirá salir corriendo o defenderse. Una vez pasada la situación estresante, seguirá una sensación de fatiga y necesidad de descanso para reponer las energías perdidas. 

Es importante saber que nuestro cuerpo percibe toda situación de tensión, desde una pelea matrimonial, o la discusión con un hijo, o alguien que se cruza indebidamente en el medio del tráfico, etc., estas situaciones requieren de una sobreproducción de adrenalina y cortisol. El cuerpo no diferencia las causas, solo percibe el peligro o la dificultad y responde inmediatamente. 

En condiciones normales, este ciclo de adrenalina, cortisol, fatiga y descanso como respuesta, suele ser inocuo para el cuerpo y se activa como supervivencia, o sea para salvarnos la vida (al darle la capacidad de pelear o huir del peligro.) 

El estrés a largo plazo, sin embargo, puede hacer que estas hormonas se bombeen en el sistema casi constantemente, por ej. si vives durante años en estado de ira no resuelta contra tu cónyuge, hijos, o muchos años trabajando bajo un jefe o un sistema que te hace sentir impotente y abusado, quizá vives continuamente con sensación de enojo o peligro y el flujo de la adrenalina puede volverse excesivo. 

Estrés crónico: reclamos, exigencias, rutinas, tensión, angustia, preocupación por el futuro, frustración, ansiedad, falta de descanso, miedo, insomnio, aislamiento. 

Este estrés emocional de largo plazo, hace que continuamente fluyan hormonas de adrenalina y cortisol en el torrente sanguíneo, teniendo esto efectos muy dañinos en el organismo. 

Los niveles elevados y prolongados de adrenalina, producen aumento del ritmo cardíaco y presión sanguínea, al punto que estos síntomas se vuelven la norma. Con el tiempo pueden causar la elevación de los triglicéridos (grasas en sangre), la elevación del azúcar en sangre y que la sangre se coagule más rápido (dando lugar a contribuir a la formación de placas de arteroma), además de hacer que la tiroides este sobre estimulada y que el cuerpo produzca más colesterol. Todos estos efectos son muy nocivos en el tiempo para el organismo. 

El nivel elevado de cortisol puede producir un aumento de peso, que los huesos pierdan calcio, magnesio y el potasio, haciendo que se pierda densidad ósea. Además el cuerpo también puede retener sodio (sal), aumentando la tensión arterial. 

Si no se controla la liberación constante de estas hormonas del estrés (adrenalina y cortisol), el cuerpo se va desgastando aceleradamente, aunque haya pasado unas horas del incidente, la química hormonal alta puede continuar en el cuerpo afectándolo negativamente. El estado de ansiedad se hace cargo de nuestras vidas. 

Cuando el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal entra en acción preparando el cuerpo para una crisis, perdemos la habilidad de pensar mejor; cuanta más presión, más disminuye nuestra capacidad para razonar, pensar con claridad, aprender, funcionar de manera creativa, disminuye la memoria, la concentración, la capacidad e planificar y organizar con eficacia, creamos lo que los neurocientíficos llaman una ―disfunción cognitiva-. Si esto persiste, el cuerpo se daña a sí mismo. 

Las reacciones ante el estrés, es la manera en que nuestro cuerpo procesa y libera tanto las emociones como los elementos físicos negativos que vivimos a lo largo de la vida. Los neurocientíficos, comienzan a conocer las bases biológicas de las emociones, y su relación con la razón y con la conducta humana. Abordaremos este tema en el apartado de Psiconeuroendocrinmunología. 

El cuerpo es inseparable de la mente. Todo lo que hacemos como lo que pensamos y sentimos, tienen consecuencias físicas. Son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente y por lo tanto, nuestra vida. 



Si quieres aprender mas sobre la comunicación cuerpo-mente:



www.centroelim.org


Relajación a través de la respiración

Campo de flores cosmos | Foto Premium

La ansiedad propicia una respiración forzada y acelerada, lo que conlleva una expulsión excesiva de dióxido de carbono, que a su vez, provoca una serie de síntomas físicos como pueden ser mareos, alteraciones visuales, calambres, dolores de cabeza, palpitaciones, sudor frío, sensación de hormigueo en manos y pies y una sensación de malestar general y de incomodidad. 

Por su parte, la práctica de una respiración lenta y profunda, favorece la disminución de la ansiedad y la recuperación de la sensación de calma y de tranquilidad. Al mismo tiempo, al controlar la respiración, se refuerza el sistema pulmonar, se mejoran las funciones cardíacas y se controla la tensión arterial. 

Por lo tanto, aprender a respirar de una forma adecuada, es una técnica tremendamente útil para reducir y afrontar de manera eficaz la ansiedad crónica. 

Todas las técnicas de relajación otorgan una importancia primordial a la respiración, recalcando la necesidad de que tomemos conciencia de asumir un nuevo aprendizaje de nuestra respiración consciente. 

A este respecto, ya las culturas orientales, consideraban a la respiración como la primera forma auténtica, propia y económica que poseía cada individuo para utilizar como recurso o estrategia a la hora de lograr una unión equilibrada entre la mente y el cuerpo, ya que generar y mantener un ritmo de respiración acompasado, es fuente de bienestar y distensión, pues respirar de forma adecuada calma y relaja la mente y el cuerpo. 

Por lo tanto, aprender una técnica de respiración adecuada, te ayudará a mejorar y a mantener un buen estado de salud tanto física como mental, mejorando la calidad de vida y el bienestar. 

De hecho, infinidad de investigaciones han puesto de manifiesto en los últimos años, que una adecuada respiración es la base para un óptimo estado de salud. Es por ello, que aprender a respirar de forma adecuada, nos proporcionará una placentera sensación de calma, la Relajación Física y Serenidad Mental, al tiempo que mejorará nuestro estado de ánimo y nos generará una poderosa fuente de energía y vitalidad. 

Aprender a respirar correctamente y aprender al mismo tiempo a saber utilizar el poder de nuestros pensamientos en nuestro propio beneficio, son las actividades más importantes que puede aprender un ser humano. 

Cuando aprendemos a respirar de forma correcta y adecuada, conseguimos un mayor aporte de oxígeno a la sangre y reducimos el esfuerzo que nuestro corazón debe de realizar. Esto producirá, al mismo tiempo, una disminución de la sensación de ansiedad y el establecimiento de una sensación de bienestar y de tranquilidad altamente beneficiosa para el organismo y para la mente. 

Los niveles elevados de tensión y ansiedad, son fácilmente perceptibles e identificables a través del proceso respiratorio, mostrándose a través de una respiración entrecortada, de inspiraciones cortas, de una exhalación bloqueada, de la sensación de opresión y ahogo, así como de nudo y vacío en el estómago, que son todos indicadores que muestran la alteración del ritmo y calidad del proceso respiratorio. 

Cuando sucede algo imprevisto y que está fuera de nuestro control, nos sentimos nerviosos de forma inmediata, con miedo y con angustia. Sin que seamos conscientes de ello, el proceso de respiración responde a este hecho de forma independiente y automática, haciendo que el ritmo respiratorio se entrecorte y agite produciendo sensación de ahogo y asfixia. 

Generalmente, no percibimos esta alteración, pero podemos ser conscientes de lo que está ocurriendo apoyando la palma de una mano sobre la zona torácica y la otra sobre el abdomen, comprobando de este modo, como la respiración queda contenida y atrapada en la parte superior (parte torácica), no quedándole fuerzas para llevar oxígeno hasta la parte baja del estómago (parte abdominal). 

De hecho, nuestros hábitos de respiración suelen ser totalmente inadecuados, ya que solamente solemos utilizar la parte superior de los pulmones y no solemos utilizar el diafragma (la parte inferior), por lo que nuestra respiración suele ser incompleta y deficitaria, lo que provoca un mayor trabajo para el sistema cardiovascular, ya que el aporte de oxígeno que recibe es insuficiente. 

Esta forma de respiración anómala y deficiente, suele provocar fatiga, ansiedad y depresión, ya que hay una menor oxigenación de los tejidos y una mayor intoxicación general de todo el organismo. 

Por lo tanto, los ejercicios de respiración consciente, tienen una importante utilidad a la hora de favorecer la respiración relajada, plena y rítmica y para identificar la percepción diferenciada entre una respiración intensa y una respiración relajada, al tiempo que se obtiene una mejor oxigenación de todo el organismo. 

Es importante practicar las técnicas de respiración varias veces al día, cuantas más mejor, durante aproximadamente 5 minutos cada vez y en las más variadas situaciones para generalizar su aprendizaje y utilización . 


Todo lo que puede mejorar tu forma de respirar la salud física y ...


1. Respiración profunda o abdominal 

Se trata de un ejercicio muy sencillo para relajarse tanto física como mentalmente. Para ello, se deben seguir las siguientes indicaciones: 

- En primer lugar, sentarse o tumbarse cómodamente, colocar la mano izquierda sobre el abdomen y la derecha encima de la izquierda. 

- Imaginar una bolsa vacía dentro del abdomen, debajo de donde se apoyan las manos. Comenzar a respirar y notar como se va llenando de aire. Inspirar durante 3-5 segundos. 

- Mantener la respiración. Repetirse mentalmente la siguiente frase “Mi cuerpo está relajado”. 

- Expulsar el aire despacio al tiempo que se repiten palabras que inspiren sentimientos de relajación (paz, tranquilidad, calma relax, etc.). 

- Repetir el proceso unas 15-20 veces cada vez, unas 4-5 veces al día. 

- También puedes intentar hacer una nube con todos tus pensamientos negativos y eliminarlos al expulsar el aire. 



2. Técnica de respiración 2 a 1 

Consiste en que espiremos el aire el doble de tiempo de lo que lo hemos inspirado. 

(inspirar 3-4 segundos, expirar 6-8). 



3. Respiración completa 

Es la más utilizada y la más recomendada, se compone de los siguientes pasos: 

- En primer lugar debes adoptar una postura donde te encuentres lo más cómodo posible. 

- Toma aire por la nariz durante 4-5 segundos y trata de dirigirlo hacia el abdomen (parte inferior de los pulmones). Mantén el aire allí unos 2-3 segundos y expúlsalo por la nariz de forma lenta y suave. 

Repite este proceso unas 4-5 veces. 

- Toma aire por la nariz durante 4-5 segundos y trata ahora de llenar la parte media de los pulmones. Mantén el aire allí unos 2-3 segundos y expúlsalo por la nariz de forma lenta y suave. 

Repite este proceso 4-5 veces. 

- Toma aire por la nariz durante 4-5 segundos y dirígelo hacia la parte superior de los pulmones. Mantén el aire durante 2-3 segundos y expúlsalo por la nariz de forma lenta y suave. 

Repite este proceso 4-5 veces. 

- Toma aire por la nariz durante 4-5 segundos y trata ahora de llenar en primer lugar el abdomen y posteriormente la parte media de los pulmones. Mantén el aire allí unos 2-3 segundos y expúlsalo por la nariz de forma lenta y suave. 

Repite este proceso 4-5 veces. 

- Toma aire por la nariz durante 5-6 segundos y dirígelo primero al abdomen, luego llena la parte media de los pulmones y finalmente la parte superior de los mismos. Mantén el aire durante 2-3 segundos y expúlsalo por la nariz de forma lenta y suave. 

Repite este proceso 4- 5 veces. 

- Una vez que seas capaz de realizar esta respiración completa, solamente hace falta que realices el paso anterior, sin tener que realizar los pasos previos. 



Las mejores maneras de tranquilizarte cuando te encuentras muy ...





www.centroelim.org




domingo, 5 de abril de 2020

Neuroinmunomodulación


Physicists have overturned a 100-year-old assumption on how your ...

COMUNICACIÓN Y REGULACIÓN RECÍPROCA ENTRE EL CEREBRO Y EL SISTEMA INMUNE 

El fundamento principal de la Psiconeuroinmunología es la interrelación e integración funcional que existe entre el Sistema Nervioso y el Sistema Inmune. 

Estos sistemas mantienen un “diálogo continuo”, que en general no lo percibimos conscientemente, pero que es esencial para nuestra supervivencia. Para que esto sea posible, las células inmunes deben poseer receptores para los neurotransmisores y las neuronas receptores para las citoquinas inmunológicas. 

Ambos son sistemas cognitivos interactivos y ajustan su sensibilidad a las interacciones con el entorno, el cual al ser reconocido activa y desencadena procesos de acción que no estaban predeterminados, sino que dependen de la interacción momento a momento que se produce con el entorno ajustando su respuesta a las variaciones de este. 

Por esta razón ambos sistemas presentan una gran plasticidad o variabilidad de actuación que no está predeterminada genéticamente. 

Asimismo el Sistema Inmune es considerado un sistema sensorial y un sistema neuroendocrino circulante “El cerebro líquido” 

Ambos sistemas también tienen en común el poseer memoria de largo plazo. 


LA INFORMACIÓN INMUNOLÓGICA TAMBIÉN SE CODIFICA COMO INFORMACIÓN NEURAL 

El cerebro recibe las señales del sistema inmunológico transmitidas principalmente a través del nervio vago, también llamado neumogástrico (X Par craneal). 

En este proceso las señales inmunológicas son transducidas en señales neurales que se propagan como potenciales de acción por vía axonal y dendrítica transmitiéndose neuronalmente a través de las sinapsis. 

Estableciéndose en redes neuronales de activación y de memoria. La señal inmunológica queda codificada entonces, como información neurológica. 

Las señales inmunológicas que llegan al cerebro le informan que tipo de antígeno se trata, su origen (bacteriano, viral, injerto o transplante, e inclusive antígeno tumoral), así también le informa como se está desarrollando la respuesta inmune, su magnitud y duración. 

El sistema nervioso integra la información inmunológica al procesamiento de las cogniciones, emociones y conducta. 

El sistema nervioso integra esta información en redes neuronales en la corteza cerebral a nivel prefrontal, parieto-temporo-occipital y límbica, la ínsula, giro cingulado, el hipocampo, la amígdala, el hipotálamo en sus distintos núcleos, el tronco cerebral, el cerebelo, cada una de estas localizaciones con diferente nivel de complejidad de procesamiento y selectividad para las diferentes poblaciones inmunológicas. 

Las señales inmunológicas que son convertidas en señales neurales, son señales de identidad biológica, nuestro Yo Biológico. 

El Sistema Inmune en un proceso continuo, reconoce la identidad de cada una de nuestras células y reconoce cuando esta identidad se encuentra en presencia de una identidad no propia. 

Si la señal inmune se encuentra codificada como señal neural en el cerebro, podemos llegar a la conclusión que permanentemente el sistema inmune ha estado informando sobre nuestra “historia de eventos inmunológicos” al cerebro y esta información se encuentra codificada en redes neurales de memoria de largo plazo las cuales sirven para que el cerebro pueda confrontar los nuevos desafíos antigénicos con los antiguos y actuar en consecuencia con mayor velocidad y efectividad. 

En un proceso continuo el Sistema Nervioso Central recibe información de la inmunidad, la procesa y envía la respuesta al sistema inmune modulando su actividad. 


Codificada en redes neuronales, la información inmunológica es integrada a los eventos de procesamiento psicológico que se producen en el cerebro, tanto en lo cognitivo, como en lo emocional y conductual. 



En los procesos de pensamiento y de imaginación el cerebro dispone de la información inmunológica. 

Cuando hablamos de identidad psíquica o de nuestro Yo Psíquico, al tener también un sustrato neurológico, se encuentra codificada en redes neuronales. 

Creencias, valores, identidad cultural y social, historia personal, toda esta información es procesada por el mismo tipo de vías neuronales que procesan información inmunológica. 


Animasyon Filmi Tadındaki Anlatımıyla Vücudumuzun Savunma ...


INTEGRACIÓN   PSICOINMUNOLÓGICA 

Llegado a este punto podemos entender que nuestro Yo Biológico (Lo propio biológico) y nuestro Yo Psíquico (Lo propio psíquico) se encuentran codificados en el mismo sistema de información en redes neuronales y que el cerebro se encarga de fusionar y de integrar esta información en una Unidad Psicobiológica o Unidad Mente-Cuerpo. 


A partir de esta comprensión podremos explicar cómo los pensamientos y las emociones influyen en la inmunidad.

 Y como los eventos inmunológicos influyen en la cognición, conductas y emociones. 

Podremos comprender como los eventos procesados en nuestro cerebro tienen su correspondiente correlato en el funcionamiento inmunológico y esto es recíproco respecto a cómo la inmunidad influye en los eventos neurológicos y psicológicos. 

Visto que el sentido teleológico de la Psiconeuroinmunomodulación es el de la integración mente-cuerpo, en el cual en los procesos de pensamiento, imaginación y emociones el cerebro dispone de la información inmunológica. 

De modo similar a los sistemas sensoriales, el Sistema Inmune posee receptores, vías aferentes neuronales, procesamiento en redes corticales y subcorticales y señales eferentes de regulación. 

Nuestras creencias, valores, identidad cultural y social, historia personal, toda esta información es procesada por el mismo tipo de sistemas neuronales que procesan la información inmunológica. 

En esta forma de ver la relación psicoinmunológica, las conductas psicosociales van directa e íntimamente ligadas a las conductas celulares inmunológicas, las cuales resultan ser conductas citosociales y citoculturales. 

La cognición, emociones y conductas sociales del individuo tienen una expresión funcional en su sistema inmunológico. 


A partir de esta comprensión se puede entender cómo los pensamientos y las emociones influyen en la inmunidad. Y como los eventos inmunológicos influyen en la cognición, conductas y emociones. 


Como ser uma pessoa melhor, mais feliz e saudável? - Silvia Bodo ...


Algunos ejemplos que pueden ser explicados por la integración Neuroinmune: 

 Una persona que tiene deseos de desaparecer, baja autoestima, auto-odio, de pronto desarrolla una enfermedad autoinmune. 

 Persona con cáncer con una fe intensa en su recuperación, presenta remisión espontánea. 

 Persona infectada con VIH con esperanza, actitudes positivas, participa en grupos de ayuda mutua, realiza acciones altruistas, presenta larga sobrevida. 

 Persona con cáncer que comienza a realizar ejercicios de visualización de su sistema inmune donde imagina que sus células inmunes destruyen a las células tumorales, y al cabo de un tiempo comienza a disminuir el tumor. 

 Estudiantes universitarios ven un video de amor altruista de la Madre Teresa de Calcuta, y al cabo de una horas se encuentra que su inmunidad ha mejorado. 


Estos son casos para los cuales no se encuentra una explicación si se ven con los parámetros de la biomedicina convencional, pero que si podemos comenzar a comprender cuando conocemos la realidad de la comunicación Neuroinmunológica y la literal integración PsicoInmunológica en redes neuronales donde la información psíquica e inmunológica es una sola. 


Lo dicho hasta aquí está basado en los descubrimientos de las vías de comunicación anatómicas y fisiológicas que conectan el Sistema Nervioso con el Sistema Inmune, donde se nos presenta como un único Supersistema Neuroinmune y que la histórica división de estos sistemas resulta ser artificial debido al desconocimiento previo de sus interacciones, pero que a partir de ellos en un futuro van a ser considerados como un solo sistema integrado a la actividad psíquica, es decir un único sistema Psiconeuroinmunológico. 

Fibras simpáticas y parasimpáticas del sistema nervioso inervan todos los órganos del sistema inmune: Médula Ósea, Timo, Bazo, Ganglios Linfáticos. 

En ellos las fibras nerviosas ingresan y los axones se dirigen al parénquima y estroma de los órganos. Dentro de los órganos linfáticos se establecen verdaderas Sinapsis Neuroinmunes entre los terminales axónicos y las células inmunes como los macrófagos o linfocitos. 

Allí en estas sinapsis se liberan Neurotransmisores clásicos como la Noradrenalina, Dopamina, Acetilcolina y Neuropéptidos como las Endorfinas, VIP, Sustancia P, NP Y, Somatostatina, entre otros. Estos actúan sobre receptores ubicados en las membranas de las células inmunes. 

Recordemos que las células inmunes circulan por todo el organismo a través de la sangre y la linfa, con periodos de residencia en los órganos inmunes donde se originan y reproducen. Los macrófagos también tienen periodos de residencia fuera de los órganos inmunes. 

La Sinapsis Neuroinmune fue descubierta en los 80 por un equipo de neurocientíficos dirigidos por David y Suzane Felten en Rochester University, esto constituyo un descubrimiento que desafiaba décadas de investigación científica convencional relacionada al sistema inmune. No había conocimiento previo de una vía de comunicación tan directa entre ambos sistemas, literalmente se encontraban unidos. 


Fuente: Dr. Jorge Santiago 

IPPNIM (Instituto Peruano de Psiconeuroinmunología y medicina Mente Cuerpo)







Juana María Martínez Camacho

                                       Terapeuta Transpersonal
                                (Escuela Española de Desarrollo Transpersonal)
                             Especialista en Bioneuroemoción
                               (Instituto Español de Bioneuroemoción)
                             Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular) 
                                               (Cellular Memory Release)   
                             Anatheóresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)
                               (Transpersonal Anatheóresis Madrid)
                            Formación Internacional  en Psiconeuroinmunoendocrinología
                              (IPPNIM)


                       www.centroelim.org          Telf.  653-936-074